Tecnología y Coaching para Emprendedores

Cómo Crear un Perfil de LinkedIn que Convierta

perfil-linkedin

LinkedIn es una red social profesional en la que se pueden encontrar muchas oportunidades profesionales si se tiene un perfil bien trabajado. El perfil de LinkedIn es mucho más que un curriculum vitae, es una herramienta de marketing muy potente que debemos emplear con inteligencia para conseguir los resultados deseados. Y como herramienta de marketing que es, debemos usar el perfil de LinkedIn como un modo de diferenciarnos del resto y resaltar nuestras cualidades y talentos.

Lo primero que debemos hacer antes de ponernos manos a la obra es pensar a qué personas queremos llegar con nuestro perfil en LinkedIn. Es importante que el perfil de LinkedIn tenga un foco muy claro, y que trasmita el mensaje que queremos hacer llegar. Por ejemplo, a mí me interesa dedicarme a la formación y consultoría, con lo que no tiene ningún sentido que en mi perfil de LinkedIn ponga “diseñadora web” ya que no estoy principalmente interesada en el desarrollo para terceros como función principal de trabajo.

Así que es importante que te sientes y pienses a quién quieres llegar con tu perfil de LinkedIn y qué mensaje quieres transmitir. Porque si no tenemos claro a quién nos dirigimos y qué es lo que queremos, difícilmente crearemos un perfil profesional que resulte atractivo a nadie.

Cómo Crear un Buen Perfil de LinkedIn

En este post veremos algunos consejos para hacer de nuestro perfil de LinkedIn una excelente herramienta de marketing con la que alcanzar nuestros objetivos.


Uno o dos apellidos, elige

Lo primero de todo, en el nombre perfil de LinkedIn no va el nombre de tu empresa. Si quieres tener perfil de empresa, crea una página de empresa, no un perfil. Porque si lo haces, la imagen que vas a dar va a ser bastante negativa, ya que no se tolera igual de bien en LinkedIn que en Facebook el usar una página de perfil en lugar de una de empresa.

A partir de aquí, si tienes dos apellidos o un nombre compuesto decide de una vez por todas cómo te vas a presentar y hazlo igual en todos los sitios web. Yo utilizo mis dos apellidos porque “eSandra” hay hasta en la sopa, a pesar que sé que pocos van a ser los que sepan mi nombre y apellidos al completo. Lo que se hace extraño es cuando en un sitio eres “José González” y en otro eres “José María González Gutiérrez”. Tú sabes que eres tú, pero los demás no tienen por qué saberlo, así que pónselo fácil y decídete por cómo vas a mostrar tu nombre públicamente de ahora en adelante.


La foto del perfil de LinkedIn

De nuevo, aquí no viene el logo de la empresa ni tu foto con los amigos. LinkedIn es una red social profesional, no lo olvides. Aquí deberías escoger una foto que no sólo se vea profesional, sino que transmita lo que quieres hacer llegar a tu target. Así, si por ejemplo busco un empleo como ejecutivo de ventas no pondré una foto mía con cara tímida y vergonzosa, porque no transmitirá la fuerza que tengo en otros momentos.

Aquí también se trata de utilizar una foto actual, no me vale la foto de cuando hiciste la primera comunión. Fuera bromas, mi hermano sigue usando la foto que se hizo hace 10 años en un bautizo. Tampoco se trata ahora de que cojas el iPhone y te hagas una foto de cualquier manera, en Atrapalo puedes encontrar muchas ofertas para fotos profesionales a un precio de risa.


El título del perfil de LinkedIn

Digamos que ya tenemos claro nuestros objetivos en LinkedIn y que vamos a empezar a trabajar nuestro perfil para que nos ayude a alcanzarlos. El título es la frase que justo aparece debajo de nuestro nombre y es el gran olvidado en LinkedIn por parte de la comunidad hispana. ¡Esta frase es clave! Porque es lo primero que la gente va a leer sobre nosotros. Y debemos transmitir la imagen que queremos proyectar (que se corresponda con la realidad, claro), así como diferenciarnos del resto.

El título del perfil de LinkedIn debe:

  • Destacar el valor añadido que aportas. Así, debe contestar a la pregunta de por qué se han de tomar la molestia de mirar nada más. Así, si pone “diseñador web” dirá tu profesión, pero no qué te hace único.
  • Indica tu especialidad. Hay algo en lo que de verdad eres realmente bueno, destácalo aquí. ¿Qué es lo que de verdad se te da bien?
  • Dirígete a tu público objetivo. Si buscas empleo, orienta el título a la búsqueda de empleo sin poner cosas del estilo “en paro” o “en búsqueda activa de empleo”, porque el mensaje que transmites es que estás parado.. ¡y eso no es bueno! No hace falta que seas tan sincero, di algo que a la persona que te interesa contactar la anime a querer saber más de ti y no a pensar “otro más”.
  • Usa un lenguaje constructivo y positivo. Hay mil maneras de decir las cosas, la diferencia es que unas transmiten más que otras. No seas informativo, sé creativo. Dilo de un modo que despierte la curiosidad e incite a querer saber más sobre quién eres.
  • Sé creativo sin pasarte. Te has de diferenciar de los otros, sin llegar a crear una imagen negativa de ti mismo. Di las cosas de un modo que convenzan y sean atractivas.

En este apartado te puede ayudar mucho el mirar otros perfiles de tu sector. Y lo dicho, si por ejemplo haces diseño web además de diseño gráfico para ganarte la vida, pero lo que te gusta de verdad es el diseño gráfico y no el diseño web, entonces no menciones el diseño web en tu título, sino el diseño gráfico. Ya en otros apartados podrás mencionarlo, pero usa el título para atraer las oportunidades que te interesen, no de todo un poco.


Vincula tu sitio web y tu cuenta de Twitter

El que mira tu perfil tiene algo más que hacer que perder el tiempo en Google buscando más información de ti, eso lo hará si lo que ve en LinkedIn le convence, no antes. Así que si tienes una web profesional digna de ser mostrada, añádela a tu información de contacto. Si buscas empleo, pon aquí un enlace al pdf de tu curriculum vitae. Y si estás en Twitter y lo usas a nivel profesional, también vincúlalo a LinkedIn para demostrar que eres una persona activa en las redes sociales. Lo que no puede ser es que alguien que va de community manager no tenga un Twitter vinculado o alguien que es diseñador web no tenga un portafolio.


Presta mucha atención al extracto

La gente está ocupada y lo último que quiere es perder el tiempo leyéndose tu perfil como si de una carta de amor se tratara, así que facilítales las cosas. El extracto está precisamente para eso, para que en unas pocas pinceladas me hagas saber qué valor me aportas. Acuérdate de esto, el que lee tu extracto le importa un rábano lo que hayas estudiado o dejado de estudiar, lo que hayas hecho o dejado de hacer, lo que le importa es saber qué valor le puedes aportar.

Tampoco quiere leerse el pergamino de tu vida, así que si te gusta escribir como a mí, abre un blog y dale rienda a tu creatividad, pero el extracto de LinkedIn no es el lugar adecuado para dejarse llevar por la ola escritora. Sé claro y conciso y transmite de un modo atractivo el beneficio que aportas.


Formación

linkedinDe nuevo, esto no es un curriculum vitae, sino una carta de presentación. Destaca lo que de verdad aporta valor añadido a tu perfil, no hace falta que menciones todos los cursillos de dos días en los que has participado. Y sobre todo, mantén el foco, que tu educación transmita credibilidad y confianza, y no un barco sin rumbo.


Experiencia

Aprovecha este apartado para destacar lo que de verdad te hace único. Si por ejemplo has hecho un cambio de trayectoria, enfatiza el último puesto dando especial relevancia a lo que haces ahora y los demás simplemente menciónalos. Y si lo que has hecho anteriormente puede dar una imagen negativa, no lo pongas. Por ejemplo, si tienes más de 30 años y has estado en un trabajo 2 meses, no lo pongas, da la imagen de que no te han aguantado. Ahora, sí por ejemplo esos 2 meses son en una empresa de renombre en el extranjero, te puede valer la pena mencionarlo como una estancia puntual que has hecho.

Como todo lo mencionado hasta aquí, es mejor que falte a que sobre, si dices cosas que generen una posible imagen negativa, te equivocas. Destaca lo que te hace valioso para el que mira tu perfil, el resto ya se lo dirás si te conviene e interesa en una entrevista.


Idiomas

Si no hablas idiomas, entonces no pongas nada. Está claro que hablas español si tu perfil está sólo en castellano. Pon este apartado sólo si te defiendes bien en un mínimo de dos idiomas. ¡No exageres tu nivel! Porque si dices que eres buenísimo en inglés, te pueden llegar ofertas en este idioma y vas a hacer el ridículo si lo hablas como algunos políticos españoles que dan francamente pena.

Recuerda que el perfil de LinkedIn es para destacar las competencias que te hacen mejor del resto, no para echarte piedras a tu propio tejado.


Aptitudes y validaciones

Aquí tienes la opción de poner hasta 50 competencias clave con las que destacar tu perfil. ¡Aprovéchalas todas! Son palabras clave con las que tu público objetivo puede encontrar tu perfil, así que facilítales las cosas. Pide a tus contactos de confianza que por favor se tomen un momento en validarlas, ya que si nadie las valida da el aspecto de pobreza. Una vez tengas algunas validaciones, pídeles a tus clientes y conocidos que validen las competencias que creen son las principales en las que destacas.


Enlaces y archivos multimedia

En muchos apartados de LinkedIn puedes añadir archivos multimedia y enlaces que aporten más valor añadido a tu perfil. No pongas cualquier cosa, sólo aquello que dé más credibilidad a lo que dices. Si enlazas a tu portafolios, que tu portafolio sea de calidad.

Si te han hecho alguna entrevista, has aparecido en algún periódico por motivos profesionales o dado una conferencia, asegúrate de añadir el enlace. Si has dado una charla muy buena, enlaza con la presentación en SlideShare. Todo aquello que pueda aportar valor añadido a tu perfil sin sobrecargarlo ni repetirlo es bienvenido.


Consigue recomendaciones de calidad

Aquí no sirven las recomendaciones de los amigos, sino recomendaciones reales de gente con la que hayas mantenido una relación profesional y que te ayuden a alcanzar tus objetivos. Por ejemplo, mi objetivo principal es dedicarme a la formación y consultoría, con lo que todas las recomendaciones de mis clientes que destaquen mis habilidades en este aspecto me ayudarán a posicionarme mejor cara a conseguir nuevas oportunidades.

Busca a personas que puedan recomendarte y aportar valor añadido a tu perfil de LinkedIn y pídeles que te recomienden. Siempre podrás decidir qué recomendaciones se ven o no en tu perfil, asegúrate que se vean profesionales y creíbles, pues se puede ir al perfil de la persona que te ha recomendado y según a qué se dedique esa recomendación puede incluso perjudicarte.


Utiliza el orden que más te favorezca

De nuevo, esto no es un curriculum vitae, con lo que los diferentes apartados se pueden mostrar en el orden que prefieras. Así, un autor querrá tener primero sus publicaciones, mientras que la mayoría de los mortales preferiremos tener nuestro extracto. Pon el orden que desees, de modo que la persona en cuestión lea las cosas en el orden que quieres que lo haga y no otro.


Personaliza la URL de tu perfil público

Si alguien lleva tiempo en LinkedIn sabrá que eres novato en esta red social por la URL de tu perfil público. Has de personalizarla, al igual que haces con Facebook, Twitter, Pinterest o Google+. Para eso has de ir a la parte superior derecha, donde aparece tu foto, y de allí en un menú desplegable seleccionar el Revisar la configuración y privacidad.


Personaliza tu configuración y privacidad

Una vez en los settings de “privacidad y configuración”, personaliza todas las opciones de LinkedIn a tu medida, tómate el tiempo de mirarte todos los puntos y decidir qué es lo que los otros usuarios pueden ver o no de lo que haces. Por ejemplo, puedes decidir si quieres que los demás vean quiénes son tus contactos o no, si quieres que les llegue un aviso de que has modificado algo de tu perfil, etc.

Aquí no hay nada bueno o malo, simplemente soluciones a medida. Imagínate que te dedicas al diseño web y tienes contactos estratégicos con los que estás cerrando negociaciones. Ahora viene el listo de turno, mira tus contactos, encuentra uno de estos pececitos gordos con los que estás cerrando un trato, se pone en contacto con él y le ofrece uno mejor. Adiós contrato. ¡Esto pasa! Y más de lo que imaginas. Pero por otro lado, si lo que te interesa es mostrar que eres un buen relaciones públicas y tienes contactos de calidad en tu red, entonces te interesará tenerlos abiertos. Como en la vida, aquí también todo depende de cuáles sean tus objetivos.


Para acabar…

El perfil de LinkedIn es una excelente herramienta de marketing que muchas veces se utiliza a modo de mero curriculum vitae, cuando es mucho más. Trabajar tu perfil de LinkedIn es clave si quieres conseguir los objetivos que te hayas marcado. Como siempre, si te ha gustado el artículo no te olvides de compartirlo y de dejar un comentario :-)


Comentarios

  • Pilar

    Gracias Sandra, muy buena información…. Hay que sacar más partido a Linkedin!

    • eSandra

      sí, Pilar, pues tiene un potencial enorme!

  • Esther

    Muy práctico y eficaz, Sandra!
    Hoy en día tenemos que estar a la última en todas las redes sociales, aunque por otro lado creo que estamos perdiendo personalidad.
    Personalmente me gusta más la entrevista cara a cara, donde poder expresar todo ese potencial que llevamos dentro, nuestra trayectoria profesional, mas que vendernos tanto en una red social. La tecnología avanza en unas cosas y se pierden otras.
    Al final tendremos que saber más de marketing y ventas que a lo que realmente nos dedicamos.
    Gracias por tus consejos.

    • eSandra

      Hola Esther, en sí todo el proceso de conseguir trabajo es una estrategia de marketing y ventas donde el producto es tu curriculum. Lo mejor es tomárselo con sentido del humor, porque nadie ni nada puede despersonalizarnos si no lo permitimos. A mí personalmente las redes sociales me encantan, pero sé lo que compartir en cada una y sólo mi cuenta privada de Facebook la uso a nivel personal.. en el resto, me muestro como soy, pero reservo cosas que no aportan nada de valor en un entorno profesional. ¡Ánimos y a por LinkedIn! ;-)
      un abrazo!
      Sandra

  • VIVIANA RESTOVIC

    Muy útil e interesante tu artículo Sandra. Aprovecho para preguntarte cómo se cambian los enlaces a página web o blog que aparecen justo debajo de la foto del perfil. He intentado actualizar y no encuentro la manera de modificar estos enlaces. Gracias!

    • eSandra

      Hola Viviana, entiendo que te refieres a las URLS que puedes añadir tu a modo personal, no? Arriba en la barra superior donde “Perfil” aparece un desplegable que pone “Editar perfil”. Vas allí y llegas a la página donde puedes editar tu perfil. Allí justo debajo del contador de contactos que tiene pone “Editar información de contacto”. Se te abre un desplegable y en él hay un lápiz al lado de las URLs que tengas donde “Sitios web”. Si haces clic allí los podrás editar.

      un saludo!
      Sandra

  • Mario Albarca Morejón

    Excelente articulo Sandra, tomo buena nota
    y tras una extensa reflexión tomaré ejemplo de todos y cada uno de tus consejos

    Mi enhorabuena

    • eSandra

      Gracias por comentar, Mario :-)

  • Juani

    Gracias Sandra! alguna cosita me ha servido para aplicarla a mi perfil, felicidades por Creativasfera, la verdad es que publicas muchíisimas cosas interesantes :) igual me paso a conocerte por Barcelona Activa y me apunto a una de tus clases, saludos!

    • eSandra

      Perfecto, Juani! Daré el curso de diseño web responsive :-)

  • Jiménez

    ¡Hola Sandra!
    ¡Enhorabuena por la página!
    En el camino para mejorar mi perfil en Linkedin me asaltan grandes dudas sobre qué archivos compartir en la plataforma. Por un lado, no estoy segura de que deba compartir documentos que aunque los haya realizado yo y sean buenas muestras de mi trabajo pertenecen a una organización y, por otro lado, no tengo claro de qué tipo de archivos conviene que comparta.
    ¿Qué opinas?
    ¡Gracias por adelantado!

    • eSandra

      Hola,

      pues depende de cada caso y de los derechos de autor, difícil de decir.. si te beneficia y la organización está de acuerdo o conservas los derechos de autor, entonces lo publicaría.. en otro caso, lo sopesaría muy bien.

      un abrazo!
      Sandra

  • Elvis Castaneda

    ¡Hola Sandra!

    Muchas gracias por este gran aporte, personalmente he podido experimentar un gran impacto en la medida que he ido mejorando mi perfil de LinkedIn. Requiere mucha paciencia y dedicación. Por otra parte, he tratado la manera de seguir lo que Jan Vermeiren define como el “Triángulo de Oro del Networking”: Dar, pedir, agradecer.

    Un saludo desde El Salvador, Centro América.

    • eSandra

      Muy bueno el triángulo de oro del networking, siempre hay que dar antes de pedir, y agradecer es clave.

      un abrazo!