Tecnología y Coaching para Emprendedores

Y Digo Yo.. ¿Por Qué No Entrevistar Nosotros al Cliente?

entrevista-al-cliente

En lo que va de mes he descartado varios clientes a pesar de que el dinero me habría venido de perlas. Hablando con otro diseñador web, llegué a pensar que me estaba equivocando en rechazar estos proyectos, pues él a diferencia de mí, dice sí a todos los proyectos que le salen. ¿Ventaja? Más dinero, claro está. ¿Inconveniente? Haber de aguantar a clientes que le llegan a mandar mensajes de Whatsapp por la madrugada.

Conocer en persona a este diseñador web gracias a este blog ha sido uno de los muchos regalos del 2013, pues me ha hecho plantearme muchas preguntas sin él saberlo. La principal era: ¿por qué estoy rechazando tantas oportunidades con lo bien que me iría el dinero? Esta pregunta me estaba matando, me costaba hasta dormir y concentrarme. Y cuando llegué a la respuesta, me quedé a cuadros. La razón era porque de tanto cliente abusivo tenido en el pasado había llegado a aborrecer el trabajar como diseñadora web.

Casi me caigo de la silla. Yo que escribo un blog de diseño web y motivo a la gente a lidiar con sus clientes, voy y siento que había llegado a un punto que detestaba mi profesión. ¡La paradoja estaba servida! Me costó mucho entender lo que me pasaba, pues no tenía mucho sentido cuando en sí me encanta el diseño web. Y pronto encontré la respuesta: lo que detesto son los clientes abusivos, hasta el punto de hacerme aborrecer mi profesión.

clientes abusivos


Entrevistar Nosotros al Cliente

A todo esto pensé que hay dos caminos, uno, abandonar el diseño web como profesión y dedicarme 100% a la enseñanza (que me encanta) o dos, seleccionar a mis clientes. Y la pregunta es, ¿por qué han de ser siempre ellos los que nos seleccionen? Parece que les tengamos que besar los pies por asignarnos un proyecto. Entramos en unas negociaciones que para nada son constructivas. Y al final se terminan realizando proyectos que con perdón rozan la basura y nos lo justificamos con el “por la mierda que me pagan”.. Y si les hacemos un buen proyecto, entonces la cháchara interna va del tipo “mira que soy idiota, el personaje este se ha llevado esta web por cuatro duros”. ¿Te identificas?


Seleccionar a nuestros clientes

A todo esto, he llegado a una conclusión. Hacer yo una entrevista de selección a mis clientes. No soy una máquina tragaperras que me trago todo lo que me echan. Quiero trabajar a gusto y sentirme realizada. No quiero ningún tipo de cliente que me vuelva a hacer sentir que aborrezco mi profesión.

Estoy cansada de clientes que te intentan regatear el precio porque han hablado con fulanito y menganito que les hace la web por tres duros. Mi respuesta: ve con fulanito y menganito, no me interesa el proyecto. Porque si empezamos así, mal vamos. Mejor que le aguante fulanito y menganito.

En esta vida uno puedo buscar tres cosas:

  • Éxito y dinero
  • Poder
  • Paz interior

Si lo que te importa es el dinero, entonces este consejo de poco te va ayudar, pero si como yo lo que buscas es la paz interior, entonces tienes aquí la solución para disfrutar de tu profesión sin sentirte invadido. Y es tan fácil como hacer una entrevista de selección de tus posibles clientes. Porque créeme, existe el tipo de cliente con el que a ti te gustaría trabajar, y sólo lo atraerás si lo crees y descartas a los demás.

Business people with laptop


Criterios para seleccionar a nuestros clientes

Cuando te llame o escriba un cliente potencialmente interesado en tus servicios, verás que te acribilla a preguntas y si pasas su test, te dirá de quedar para un presupuesto. Aquí es el punto de decirle que antes te gustaría preguntarle algunas cosas para ver si te interesa el proyecto, pues tienes mucho trabajo y sólo quieres trabajar en proyectos que de verdad te gusten y hagan sentir motivado.

Fíjate como de manera super cordial le has dado la vuelta a la tortilla. Tú has pasado su filtro de selección cara a poder presentarle un presupuesto, ahora que pase él el tuyo.

Los criterios que tendría en cuenta para seleccionar a mis clientes son:

  • Que sea respetuoso. Debe mostrarse respetuoso conmigo en todo momento. Cualquier señal que me indique lo contrario significará que no aceptaré ese proyecto, por mucho dinero que haya por medio. Mi paz interior no tiene precio.
  • Que sea íntegro. Con esto creo que he descartado a más del 50% de los clientes potenciales, porque vivimos en un mundo marcado por el buscar el propio beneficio a costa de pisar a quien haga falta. Si lees este blog, sabrás que soy una persona transparente y honesta, no me apetece para nada meterme en la bañera de los tiburones, a ver quién puede más.
  • Nada de actitudes dominantes. Me pongo enferma si alguien me viene en plan mandón y autoritario. Que le mande a su tía. Que sea servicial no significa que piense volver a caer en el servilismo.

Como me dijo una vez un amigo: no negocies con tus básicos. Me apetece trabajar con clientes que tengan una manera de ser que me haga disfrutar de mi trabajo, prefiero ganar menos dinero, pero sentirme bien conmigo misma todo el día. Si tienes una manera de ser servicial, no puedes caer en el servilismo porque el otro sea más dominante o más astuto. Llega un momento en que hay que poner límites, y la mejor manera que se me ocurre es seleccionando a nuestros clientes y preparando un contrato con cláusulas de salida.

contrato con clausulas de salida


Cláusulas de salida de un contrato

Si como yo estás harto de clientes abusivos que te están haciendo aborrecer tu profesión, te animo a crearte tu propia lista de criterios de selección como la que te he mostrado más arriba. Una vez hayas hecho esto, el siguiente paso es pensar en todo lo que bajo ningún concepto quieres aguantar. Pongo algunos ejemplos:

  • Que te llamen fuera de horas
  • Que te manden mensajes de Whatsapp
  • Que te exijan cosas que no estaban estipuladas en el precio
  • Que te avasallen a mensajes y llamadas
  • Que te pidan cambios constantemente
  • Que te insulten directa o indirectamente cuestionando tu profesionalidad

Esta lista podría ser mucho más larga, seguro que se te ocurren mil cosas más para añadirle. Lo mejor es que pienses en todas las situaciones vividas que te han quitado el sueño. Ni crisis ni porras, no te dejes explotar, porque tu talento vale dinero, pero tu salud aun más. Mereces estar bien y no tienes por qué aguantar que te agobien, presionen, manipulen y extorsionen porque son tus clientes.

De ofrecer un servicio a caer en el servilismo hay un paso, no dejes que lo te tomen por Cenicienta a su servicio 24 horas todos los días de la semana. Marca cláusulas de salida que contemplen cualquiera de las situaciones arriba descritas más las que tú quieras añadir y/o modificar. Tienes derecho a disfrutar de tu trabajo y nadie tiene derecho a invadir tu espacio.


Para acabar..

Si no hubiera conocido a este diseñador web seguidor de mi blog, no me habría hecho la pregunta de por qué no hacía más que descartar clientes cuando el dinero me iría de perlas. Verle a él aceptando todo lo que le salía me hizo hacerme muchas preguntas. Mi respuesta es que sí, quiero seguir dedicándome al diseño web (desde julio 2013 no he vuelto a coger ningún proyecto y me he centrado en la formación). Pero quiero hacerlo desde quien yo soy, desde el elegir a las personas con las que trabajo y los proyectos en los que me involucro.

Si de nuevo algún supuesto cliente me viene con que fulanito y menganito le hacen la web por “X” par que le rebaje el precio, mi respuesta será muy clara: y yo tengo a “mortadelete y filemoncete” deseando que sea yo quien haga su proyecto y no estoy para estos cuentos.


Comentarios

  • Alba

    Hola Sandra, tu post me ha llegado al alma. No todos, pero algunos clientes por el hecho de ser clientes se sienten con el derecho de exigir cualquier cosa y cuando a ellos les venga bien. Pisotean lo que has hecho dándote ordenes de como debería ser como si llevasen toda la vida haciéndolo, es muy duro. Te hacen sentir fatal, y no hay derecho. Yo era de las que pensaba que cogería cualquier cosa, y al principio fue así. Pero en la actualidad he escogido tu forma de pensar. No me voy arrastrar por nadie que no vea que merezca la pena.
    Porque lo que los clientes no entienden es el esfuerzo que conllevan sus proyectos y las ganas que hay que ponerles para que salgan bien.
    Quizás ganemos menos dinero, pero seremos más felices, seguro.

    Un saludo y felices fiestas :)

    • Sandra

      Totalmente de acuerdo, Alba, el bienestar no tiene precio y muchas veces el hecho de ser mujer dificulta las cosas, pues se ven aún con más agallas de pisar nuestro terreno. Yo quiero disfrutar de mi trabajo y seguir siendo una profesional, paso de entregar chapuzas por coger proyectos que no me valen la pena así como de sentirme mal por el cliente abusivo de turno. Como bien dices, quizás ganemos menos dinero, pero seremos más felices. Un abrazo y feliz Navidad :-)

  • Juan Marcelo Chamorro Avendaño

    Buenos días Sandra:

    Tu artículo es genial, a mi me tocó lidiar con clientes muy especiales, piensan que al iniciar un trabajo te vuelves su esclavo particular y te exigen hasta que por un trabajo de hacerles su sitio web tengas que revisarles su ordenador y cosas por el estilo.

    He aprendido lo siguiente:

    1. El cliente te elige, pero nosotros lo aceptamos.
    2. El cliente debe de tener una empresa y razón social constituida, es decir sólo aceptar trabajos de personas formales.
    3. Tu cliente tiene VISA o MASTERCARD, es un cliente que te puede pagar.
    4. Firmar un contrato para evitar sorpresas del cliente.
    5. No comprometerse a hacer más de lo que se puede hacer.

    Me gustó tu artículo, es que efectivamente hay clientes que te hacen odiar la profesión. Pero eso depende de nosotros.

    Saludos.

    • Sandra

      Hola Juan, mil gracias por tu aportación. Tienes toda la razón, nosotros lo aceptamos. Qué gran verdad lo de trabajar con personas formales, me has dado la idea de que hagan el pago a través de Paypal o tarjeta de crédito, así puedo valorar su seriedad.. el último caso fue un fotógrafo de escorts que me decía de enviarme las fotos y empezar a trabajar ya, cuando le dije que no hacía nada hasta que me pagara, mira por donde desapareció del mapa.. ¿el error? Mío directamente de ni tan sólo plantearme trabajar con profesionales de ese sector.. gracias por tu aportación, me ha ayudado!! Un abrazo y felices fiestas! Sandra

  • Alberto

    Nosotros cribamos mucho, en el proceso de contacto e información para el presupuesto se puede saber mucho sobre el cliente, y al final acabas conociendo qué tipo de relación va a exigir, e incluso qué tipo de persona es.

    No es profesional decir que no a alguien que realmente necesita tus servicios, pero sí es profesional intentar compensar económicamente esa atención y recursos extra que le vas a tener que dedicar, creo yo.

    • Sandra

      Hola Alberto, gracias por comentar. No estoy de acuerdo contigo en que no sea profesional decirle que no a un posible cliente, creo que es un derecho en toda la regla. No creo que nadie tenga la obligación de trabajar con alguien con quien no desea hacerlo. En mi caso, mi paz interior no tiene precio y eso no puedo trasladarlo al coste final del proyecto. Lo que sí que no es profesional es comprometerse a algo y luego dejarlo a medias, pero vamos, lo contrario es un derecho, decidir con quién trabajamos y en qué condiciones. Un saludo! Sandra

      • luis

        Estoy totalmente de acuerdo contigo. Somos totalmente libres de decir que NO a cualquier cliente que nos parezca que no cumple con nuestras expectativas. Como bien dices es un derecho y pienso que ya está bien que nos pisoteen los clientes como si se creyesen que tienen derecho absoluto sobre nosotros.

        Un saludo.

      • Carlos Esparza

        Totalmente de acuerdo contigo Sandra.
        Si somos autónomos, y pagamos un dineral cada mes a la seguridad Social, más mil impuestos a hacienda, somos una empresa legalmente constituida, y como tal, no solamente podemos y tenemos el derecho, sinó que además estamos completamente cualificados para decir que NO a cualquier empresa (cliente) con quién no queramos trabajar o colaborar por la razón que sea, que es lo mismo que hacen todas las empresas del mundo. No por ser autónomos somos menos que los demás.

        Lo que no es profesional es lo que muchas empresas intentan sacar y exigir de lo que ellos opinan (y lo se por experiencia) esos pobres mataos que nos van a hacer la web a precio de risa.
        Por suerte o por desgracia he trabajado muchos años en un departamento de marketing en empresas muy grandes y he visto como trataban y opinaban de sus, a veces propios empleados para la web, la intranet, o las redes sociales.

        Yo personalmente nunca empiezo nada sin un entrevista personal, aunque tenga que coger un avión y desplazarme uno o dos días a donde sea, gasto que luego cargo al cliente si le hago la web.
        Si el proyecto y el cliente son de mi agrado y me siento cómodo, lo hago, si ya veo que solo me va a a traer quebraderos de cabeza, le digo que no lo puedo hacer, y si puedo le pongo en contacto con otros diseñadores, quizás ellos si puedan atenderle.

        Eso si, ante todo deben firmar un contrato y unas claúsulas que pongo yo y se comprometen a aceptar ellos. Es lo mismo que pretenden hacer ellos, y de hecho hacen, que les firmemos contratos donde casi todo es letra pequeña.

        Es decir, todo esto es el mundo profesional, esa expresión de ser profesional o no, la he odiado toda la vida ya que no significa nada de nada.
        Los unicos profesionales son aquellas personas que colaboran con otras personas, comparten, disfrutan de su trabajo y la relación con los demás, y realizan su trabajo dignamente.

        Lo demás que se salga de esta regla, son personas o empresas prepotentes sin ninguna educación ni ética, y además, sin nigún conocimiento de lo que hablan pero les gusta dar lecciones a los demás.

        Esa es la única profesionalidad que existe en cualquier ramo empresarial. Yo he elejido estar en el grupo de los que comparten y no en el de los prepotentes sin educación.

        A mi que me gusta relacionarme con las personas y compartir, sin importarme si van a utilizar mi idea o no, prefiero empresas y/o personas nornales y ganar un dinero normal, a prepotentes inaguantables, a los cuales ya he aguantado demasiados años por una nómina mensual, y no me ha servido de nada.

        Creo que me he enrollado mucho.
        Venga un saludo

        • Sandra

          Hola Carlos, me ha encantado tu comentario, más todavía, me ha inspirado! Mil gracias por tu aportación. Me ha encantado lo de “yo he elegido estar en el grupo de los que comparten y no en el de los prepotentes sin educación”, ¡cuánto me he identificado!

          A mí que me digan misa, pero escoger es un derecho universal que aplica a todo el mundo por igual. ¡Faltaría más! Todos, absolutamente todos, tenemos el derecho a elegir, ¿en qué siglo estamos sino? ¿En el del sistema feudal?

          Hoy mismo un seguidor del blog amigo mío me decía que este artículo le gustaba como informático, pero que como cliente se podría sentir molesto. ¿Sabes qué le he dicho? Que me parece bien, que entonces no es el tipo de cliente que yo busco. Porque yo quiero tratar con gente como yo, sincera y abierta que dice las cosas honestamente. Quiero mostrarme como soy, sin esconder ni aparentar nada, para que esa persona decida si de verdad le apetece trabajar conmigo o no. Y yo quiero tener la libertad de ver si me voy a sentir a gusto trabajando con esa persona y proyecto, porque sólo entonces podré hacer mi trabajo con la calidad que a mí me gusta hacerlo.

          Porque estoy convencida que ya basta de tanto baile de máscaras. Ya basta de aparentar que somos lo que no somos y de unos a otros vendernos humo. Escribo y digo lo que siento porque para mí ser auténtico es un valor, ninguno de los clientes con los que he trabajado y he valorado se sentirían ofendidos por estas palabras, las leyeran aquí o se las dijera yo. Ahora, los clientes jeta que he tenido, esos sí que se hubieran ofendido, los que se creen que por contratarme tienen el derecho de todo lo que ellos quieran y más. En el caso de una clienta, me llegó a mandar 96 emails en 3 semanas. Si eso no es abuso, que baje Dios y lo vea.

          Así que sí, estoy al 200% contigo. Es un derecho elegir con quien trabajamos. Prefiero menos proyectos, pero de calidad. Y sinceramente, a quien le moleste que quiera elegir, entonces a un solo clic tiene mil opciones más. Yo tengo muy claro con qué tipo de personas me quiero relacionar y trabajar, y este tipo de personas no sólo aceptan que yo seleccione los proyectos, sino que hacen lo mismo porque quieren sentirse a gusto y encontrar a alguien que de verdad se implique en su proyecto.

          Porque una web no son tres textos y cuatro imágenes como algunos hacen, es muchísimo más. Y yo le voy a poner mimo y esmero para que salga bien. Pero necesito que la persona que esté al otro lado del proyecto tenga un mínimo de valores y sepa respetar mi espacio. Al que no entienda eso, que busque en otro lado. La libertad de uno empieza donde termina la del otro.

          Gracias por tu aportación, me ha encantado!!

          Un abrazo,
          Sandra

  • Miriam

    Me parece interesante tu articulo, pero francamente creo que esta un poco fuera de la realidad, digo en mayor o menor medida todos los clientes tienen ciertos “detallitos” que a veces llegan a molestar, si me espero a encontrar un cliente que no me salga con nada de lo que mencionas en el articulo jamas haría ningún proyecto estoy deacuerdo en que todos tenemos dignidad y nadie debe pasar por encima de ella ni de nuestra salud, pero eso de decirlesque “antes te gustaría preguntarle algunas cosas para ver si te interesa el proyecto, pues tienes mucho trabajo y sólo quieres trabajar en proyectos que de verdad te gusten y hagan sentir motivado.” Se escucha algo un tanto arrogante no se en otros países pero aquí en México un diseñador haciendo y diciendo eso se moriria de hambre, por muy bueno que sea en su trabajo, triste pero cierto

    • Sandra

      Hola Miriam, gracias por comentar, creo que me has entendido mal, en ningún momento he dicho que se debía aplicar mi lista, en sí en el mismo artículo dice “pongo algunos ejemplos” y “crearte tu propia lista de criterios de selección”. En sí es una lista pensada para ayudar a definir lo que para cada uno es tolerable o no, de aquí que hay quien no pone ningún filtro y acepta a todos los clientes, como quien pone filtros más estrictos porque se lo puede permitir.

      Cara al tema de ser arrogante, si lees este blog sabrás que para nada defiendo una actitud arrogante o soberbia, bien al contrario, si se me conoce por algo en el mundo online es por ser cercana y defender los valores éticos y humanos por encima de todo. Lo que sucede es que por escrito se pierde el tono. Se puede decir “qué tonto!” en dos tonos muy distintos, uno hará reír y el otro será ofensivo. De aquí que creo que has malinterpretado el tono en el que yo diría esta frase, no sería del tipo “mira, cretino, que yo valgo mucho y cuando no pases mi filtro pues como que pasando, que soy tan super buena que tengo la agenda llena de trabajo”. Lo exagero un poco, pero lo que quiero decir es que para nada iba asociado a esa frase un tono por el estilo . El tono más parecido (si es que se puede plasmar al 100% por escrito un tono) sería: “estoy encantada de que me llames, de verdad, pero me gusta hacer bien mi trabajo y para eso necesito sentirme motivada con el proyecto y ver que somos compatibles y trabajamos bien juntos, pues el entendernos es clave para que tu proyecto sea un éxito y no un completo fracaso”. El tono cambia y mucho. En sí incluso no haría falta ni decir la frase, simplemente darlo a entender de la manera más sutil posible.

      Lo que yo aquí defiendo es que cada uno a su medida ponga los filtros que crea necesarios (si alguno) para la selección de sus clientes. Lo que yo digo es que igual que en una entrevista de trabajo te valoran para el puesto, tú has de valorar si el puesto de trabajo y la empresa se adecuan a ti. En ningún momento defiendo la prepotencia ni esperar que todo sea un mar de rosas. La vida es dura y las relaciones interpersonales no son fáciles, lo que yo digo aquí es: miremos al menos de trabajar con personas y condiciones en que pese más lo positivo que lo negativo, porque sólo así podemos estar bien y crear un entorno sano a nuestro alrededor, pues si estamos todo el día crispados, esto afectará a todas las personas que se relacionen con nosotros.

      Un abrazo!
      Sandra

  • Daniel Blasco

    Hola Sandra, totalmente de acuerdo contigo. Yo me he llegado a creer que soy un completo intruso en la profesión aunque tengo larga experiencia en el diseño gráfico y menos en el diseño web, pero intento hacer las cosas con profesionalidad y cariño, mejor o peor pero con ilusión.
    Hay clientes de todo tipo, yo he tenido proyectos prosáicos, exigentes, vulgares y otros que han ido como la seda. En otros casos la relación ha acabado no muy bien y algún que otro se alargan en el tiempo como un chiclé. Elegir con quien trabajamos y educar al cliente es un derecho que nadie nos puede recriminar.
    Un fuerte abrazo y feliz 2014!

  • Emir

    Hola Sandra, todo lo que dices en el post en totalmente cierto. Llevo años dedicados a esta profesión mágica de nuestros tiempos (nuestro propósito es ayudar a personas y empresas a conseguir objetivos) y a veces tan poco respetada, cuando trabajamos como freelance o autónomos desarrollamos cierta autodisciplina que nos lleva a conseguir esa paz interior de la cual hablas.

    Por lo general este tipo de clientes problemáticos no tienen muy claro lo que significa un sitio web y tampoco tienen claro como un sitio web puede ayudar a sus empresas y en la mayoría de los casos que me encuentro con clientes con este perfil también puedo detectar que no tienen nada claro de lo que va hasta sus propios negocios.

    La falla de nuestra parte puede ser que no logramos hacerle entender a estos clientes de que va todo esto de la web y de como pueden potenciarse sus negocios (aunque con personas prepotentes, engreídas que llevan toda una vida pensando que porque tienen una empresa que les genera cierto dinero pero no paz, ni felicidad es casi imposible lograr que entiendan de que estamos en un nuevo siglo y de que el mundo funciona de otra forma).

    Gracias a Dios hay miles de personas que de verdad necesitan nuestra ayuda y están clara de lo que quieren lograr, lo más sano para nosotros es aprender a identificar a estos clientes problemáticos, yo acostumbro a realizar un simple cuestionario(¿Para qué necesita un sitio web?,¿Qué servicios ofrecerá el sitio web?, ¿Qué imagen se quiere proyectar con el sitio web?, etc) que en cierta forma me ayudan a identificar si el cliente es problemático o no.

    Feliz Navidad!

    Emir

  • Hector J. Garcia

    ¿Entrevista con el cliente o entrevista con el vampiro? Si a ver vamos, en ciertos casos es casi lo mismo, algunos terminarán chupandote la sangre y el cerebro. Eso si no reaccionamos a tiempo.

    La verdad hubiese querido leer este tipo de cosas en otros tiempos, es un articulo imprescindible.

    Ahora ando en un momento reflexivo y buscando maneras de encarar nuevamente a posibles clientes, recordando, anotando y probando soluciones según sea el caso, y mira que he visto de todo en la ultima decada. Ya iré contando algunas de esas experiencias en mi blog.

    En mi epoca más tormentosa como diseñador web, que fue la que desencadenó mi retiro de la profesión hasta ahora, tuve la “fortuna” de lidiar con clientes que solo trataban de exprimir mis conocimientos sin tener que meter la mano en el bolsillo y sin respetar mi tiempo y vida privada. Realmente nuestro contrato y las clausulas alli expuestas les importaba poco o nada.

    Muchos tenían el descaro de decir, haz esto o aquello con un “te pago tal día con seguridad”, o “el trabajo es tuyo, dinos más o diseña otro demo y luego te avisamos cuando debes venir para que firmemos”. Uno por necesidad aceptaba lo que viniera, pero cuando se ha tocado fondo en esta profesión y en la vida, se aprende a decir NO.

    Hoy en día, creo estar vacunado contra este tipo de situaciones, no me importa estar muriendome de hambre, eso ya lo he vivido. Tampoco me importa sonar arrogante con mis palabras, pero prefiero rechazar a un irresponsable/mentiroso/molesto como cliente que ser estafado, pasar malos ratos y seguir regalando mi talento. Y esto no solo va con el diseño web, sino con diseño editorial, branding y demás ramas.

    A estas alturas de mi vida no estoy para lidiar como burrito de carga de ninguna agencia de publicidad o de desarrollo web, así que me mantendré trabajando de forma independiente; total, peor que en otra epoca no podría estar. Aplicaré mis filtros de manera sutil pero efectiva, y tendré la tranquilidad que en otro tiempo fue imposible lograr.

    Gracias Sandra, un abrazo!

  • Isber

    Hola Sandra y a todos, fantástico este artículo. Con él he descubierto el por qué de mi mal humor desde hace tiempo. Pero veo difícil solución y, rompiendo una lanza a favor de Miriam, no todo el mundo podemos elegir a nuestro clientes. NO PODEMOS. Hay muchas cosas que pagar y si luego sobra algo, lo utilizaremos para comer. Cada uno tiene su situación, pero en la mayor parte de los casos que yo conozco, no nos queda más remedio que coger todo lo que nos venga. En mi caso sólo desprecio (se se puede decir así) algún trabajo cuando me dicen que fulanito o venganito (veo que tú también los conoces Sandra) se lo hace más barato, entonces lo único que hago yo es no bajar el precio inicial, pero esto me mina un poco para el siguiente presupuesto y me hace pensar y dudar… Así que, a todos aquellos que podáis elegir clientes mi más sincera enhorabuena, sois mi meta (lo digo de verdad, no es en tono hiriente). Gracias por compartir vuestras opiniones y experiencias, ayudan mucho.

    • Sandra

      Hola Isber, gracias por comentar. El problema de la opción que planteas ya no es tanto que no selecciones clientes, sino que bajas precios, con lo que te posicionas por barato y no por bueno. Para mí es mejor opción ganar dinero por otras vías que trabajar con personas con las que directamente no soy compatible y los resultados finales van a ser mucho peor que óptimos. Creo que las palabras tienen el poder de hacerse realidad si las crees con suficiente fuerza, si de verdad crees el “no podemos” que pones en mayúsculas, eso es lo que experimentarás y es una pena porque he mirado tu web y creo que tienes potencial. Si hemos de coger todo lo que venga como dices, mi pregunta es: ¿qué ventaja hay con ser empleado? Creo que más bien ninguna, pagas autónomos y te conviertes en un esclavo de tus clientes que encima no te valoran porque sólo van por el precio.. en fin, esa es mi manera de ver las cosas, quizás soy un poco rebelde, lo reconozco, pero estoy convencida que con trabajo y esfuerzo podemos optar a acuerdos mejores y desde mi punto de vista esto parte de trabajar con clientes con los sienta que puedo dar lo mejor de mi misma. Muchos ánimos, Isber, y adelante! Un abrazo, Sandra

  • Jordi Valls

    Hola,

    Me alegro que hayas tomado esta decisión.

    Un abrazo

    • Sandra

      Gracias Jordi. Un saludo!

  • Rafael

    Hola Sandra

    Primero darte la enhorabuena por ser una persona tan trabajadora, te seguimos en algunas de tus actividades online y ya me gustaría que en nuestro equipo freelance estuviera alguien como tu, seguro que nos aportaría muchas cosas buenas.

    No se puede generalizar, nosotros tenemos mucho trabajo y podemos seleccionar pero hay quién no puede seleccionar y coge lo que le llega, aún peleando un mísero euro y sabiendo que son proyectos conflictivos.

    Tampoco se puede generalizar con los clientes, esto es como la vida misma, hay caraduras y hay mucha gente que valora tu trabajo, tiene educación y agradece lo que estás haciendo por ellos.

    Yo no tengo la fórmula pero si he conseguido minimizar el problema con el paso del tiempo y tras estrellarnos muchas veces contra varios problemas de los que exponéis aquí y todos conocemos de sobra: clientes desaparecidos a medio proyecto, maleducados varios, irresponsables, morosos.. y otros personajes variados…
    El filtro particular que he desarrollado para ideaweb es sencillo pero a día de hoy bastante efectivo, nos ha eliminado el 100% de morosidad y el 99% de irresponsables. No es ningún secreto ni invención, es un contrato bien redactado y actualizado con tus propias experiencias, previsión y conocimiento.

    El 99% de maleducados lo eliminamos de dos maneras primeramente con una entrevista, tal y como habláis aquí, un filtro en el que si un cliente es un maleducado directamente le dices que no te interesa el trabajo.
    En segundo lugar dejando claro desde el principio que no vamos a permitir salidas de tono ni tonterías, esto es serio y comemos de esto, nos dedicamos a ello gran parte de nuestra vida trabajando, actualizándonos, leyendo, informándonos, experimentando… es nuestra vida.
    No somos “faroleros” que ponemos fotocopias en las farolas del barrio “paginas web a 100” si quieres eso, cómpralo y te venderan un blogger por 100 pavos si es lo que quieres allá tu, no nos llames a nosotros, si quieres asesoría de calidad, que no te adore los oídos, que te diga a la cara que te estás gastando el dinero en tonterías y caprichos, que aproveche tu dinero en cosas que te den resultado, entonces sí.. llámanos..

    Un caso interesante al hilo de la conversación que me apetece compartir con vosotros:

    El caso del encubierto

    El otro día me llamó un tipo con voz joven, tono desagradable y actitud chulesca: Quería una web en wordpress e integrar unos scripts que les daba no se que empresa, la conversación fué algo así:

    Teléfono: “la empresa X nos lo hace por 300 euros la acabo de llamar, ¿por cuanto me lo haces tú?” (esto lo repitió dos veces)

    Yo: Pues explícame con detalle que necesitas, lo valoramos y te damos un precio estimado en horas de trabajo.

    Teléfono: No hay nada que valorar, es un wordpress con unos códigos que nos dan. No tiene ningún secreto es muy fácil, no te andes con tanta ciencia.

    Yo: ¿Tu a que te dedicas?

    Teléfono: Soy informático (sin especificar más, esto hoy en día es muy elástico)

    Yo: Pues la informática es muy fácil, no tiene ningún secreto. Tan solo hay que reiniciar el ordenador o instalar un programa y todo se soluciona ¿no?

    Teléfono: No, hombre.. eso no es así..

    Yo: Claro, entonces como eso no es así pues envíame un documento detallado al mayor nivel de abstracción que puedas, y muy importante que esté con todas las especificaciones concretas y así te hacemos un presupuesto, mi email es etc, etc, etc…..

    *Solución: A día de hoy no se sabe nada más de el. Esto es un filtro también, si hubiera aceptado entrar en el juego de “yo te lo hago por 250” estaría vendido totalmente, nunca aceptéis un proyecto a ciegas.

    Tenemos que quitarnos las vendas de “pobrecitos autónomos” si sabes lo que haces, crees en ti y cada día demuestras que vales, entonces hay que hacerse valer, nosotros mismos somos los que permitimos que nos apaleen cobrando precios míseros, regalando el trabajo a los amigotes interesados y dando a entender erróneamente que lo que hacemos es una porquería que lo hace cualquiera con un programa dándole a un botón.

    El éxito de un negocio en internet depende en gran medida de la implicación tanto del profesional como del cliente, si el cliente pasa del proyecto el profesional lo tomará como un proyecto fracasado antes si quiera de lanzarse y si el profesional no se implica en cada proyecto que hace jamás podrá dar de sí lo que podría dar, ese proyecto no llegará muy lejos.

    Si vales, haces trabajos buenos, con buenos resultados y con un trato profesional al cliente, el se dará cuenta de que vales.
    Pero todo eso no es gratis, la implicación de una persona sabia e instruída, con conocimientos profundos sobre internet, desarrollo, diseño, etc… vale su peso en oro y el que no lo aprecie que se coja un juan And juan cutre y tire su dinero a la basura.

    Atención también con algunos supuestos “profesionales” que nos perjudican a los demás muchísimo cobrando precios escandalosos por desarrollos de plantilla gratuita…

    Disculpad la charla y si os podemos ayudar en algo comentadnos.
    Un saludo a todas/os

    • Sandra de CreativaSfera

      Hola Rafael, qué buenísima aportación, mil gracias!! Te animo a colaborar en el blog de CreativaSfera, el comentario es digno de una entrada nueva, de verdad. Muy bueno el diálogo con el informático, me lo apunto!!

      Muchas gracias por enriquecer esta web con tan buen comentario :-)

      un saludo!
      Sandra

  • Yoni Moreno

    Qué gran labor haces con tu blog, es como un libro abierto, cada vez que me ocurre algún problema encuentro algún post tuyo.

    Mi historia comienza hace justo una semana, me llama una cantante que necesitaba a una persona que le editara unos cuantos vídeos y alguien le dio mi número personal. Hasta aquí no hay problema, y más si es un buen trabajo. Me pregunta el precio y le digo que hasta que no la entrevistara no le podía decir, pero tras tanto insistir le di un rango de precios siempre y cuando sea una edición sencilla, pero que el precio lo haría en el presupuesto después de la entrevista. Ya cuando me pregunta si le daba los archivos de proyectos me olía algo raro, pero le dije que sí, pero que eso tenía un sobreprecio. Al final quedamos para el martes.

    El lunes me manda un Whattsapp diciendo que si podía ser el miércoles porque le surgió algo, a lo que respondí que sí, pero a las 10 de la noche me llama por teléfono despertándome para cambiarlo otra vez para el martes. Error mío, acepté.

    En la entrevista acudo a su domicilio y no podía ser peor… 3 horas ha durado contándome muchas cosas distintas sobre un concepto que no tengo ni idea, y me lo cuenta de una manera desorganizada. No sabía a qué video correspondía cada cosa, tenía la libreta llena de notas mezcladas de unas cosas con otras, por mucho que le decía que fuera paso a paso nada… finalmente lo que me pedía era una burrada: un folleto, un cartel y la edición de varios vídeos a partir de fragmentos de numerosos clips que tiene, y si es posible diseñando toda clase de animaciones y efectos para los mismos, todo ello para una semana.

    Como quería salir de allí le dije que lo estudiaría, me llevé mi pendrive con todo el material (más un porrón de enlaces de vídeos que me mandó por Whattsapp) y la verdad que estudiándolo en casa con calma no pude continuar, tenía un lío de vídeos y anotaciones que me impidía seguir adelante, y si no lo tienes claro ya sabes que vendrán muchas visitas, comprobaciones y modificaciones no siendo nada rentable. Además la temática es algo que desconozco y no me motiva para nada y ya me empieza a dar reflujo de los nervios.

    Respetuosamente le digo que dado la carga de trabajo que tengo me va a ser imposible cumplir con los plazos y sentía no poder aceptar algo que no puedo.

    Creí que le quedo claro, pero el caso es que me sigue escribiendo y llamando a todas horas (mañana, tarde y noche), acabando por bloquear las llamadas que sigue realizando incluso con otro teléfono. Creo que le ha dolido de verdad un NO como respuesta, tiene muchísima pasta y estará acostumbrada a que todos acepten, yo desde luego no… prefiero vivir tranquilo aceptando proyectos que puedo hacer con motivación y tranquilidad.

    Veremos como sigue la cosa, pero como siga así no me quedará más remedio que acabar poniendo una denuncia. En fin…

    • eSandra

      Hola Yoni,

      lo primero, no creo que valga la pena poner una denuncia, te robará más energía de la que ya te ha quitado.. fíjate, esta persona sigue consumiéndote tu energía cuando no tienes ninguna relación profesional con ella ya que has anulado el contrato. Qué importa lo que ella quiera? O lo que ella piensa? Lo importante aquí es por qué le das poder sobre tí para que te afecte de esta manera.

      Yo desde aquí veo una excelente oportunidad para aprender a poner límites y decir basta. Sin miedos, sin titubeos, sin excusas. Basta. No es no y punto. No entres en su juego. Sé el primero en tomar conciencia que tu tiempo es tuyo, que tu tiempo vale dinero. Sé tú el que te valoras, pone límites y dice hasta aquí.

      Y si insiste, dile claramente que no trabajas con gente que no respeta tu espacio. Pero date cuenta que aquí lo único importante es cómo tú lo estás viviendo, no lo que esta persona está haciendo. Toma la sartén por la manga y define qué estás dispuesto a tolerar y que no. Ya has dicho que no te interesa este contrato, párale los pies. Puedes hacerlo, no dejes que te invada. Sus motivaciones no importan, lo único que importa es que tú te respetes y hagas respetar tus decisiones.

      Un abrazo!
      Sandra

  • Sandra

    Hola Hector, yo últimamente a los vampiros les llamo chupópteros, porque como bien dices te chupan la sangre hasta que no te queda ni una gota. La pregunta es, ¿hasta qué punto lo estamos permitiendo nosotros? Si a la primera de turno decimos NO, evitaremos que la cosa vaya más. Vale más la pena ponerse una vez del color del tomate frito que tragar cincuenta y explotar al a cincuenta y uno.

    Yo también tengo muy claro que voy a luchar por mis sueños. Tengo una lista de dos páginas de posibles fuentes de ingresos. Entre ellas consta la de ser empleada. Bien, a cada elemento de esta lista le di una puntuación del 1 al 10, siendo 1 la peor opción y 10 en la que me siento en mi salsa como un calamar en su tinta. Pues lo de ser empleada recibió un 1 de 10. Creo que en el momento que empiezas a conectar contigo mismo y saboreas la libertad de la independencia, prácticamente nada te incita a volver a los orígenes del empleo. Y con tanto parado suelto, pues como que mejor.

    ¡Un abrazo!
    Sandra

  • Sandra

    Totalmente de acuerdo contigo! Elegir es un derecho universal que no deberíamos olvidar. Porque a largo plazo es lo mejor para el cliente y para nosotros, pues entonces trabajamos desde la sinergia y la profesionalidad. Para ti también un abrazo y feliz 2014! Sandra

  • Sandra

    Hola Emir! Totalmente de acuerdo contigo. Yo justo voy a empezar a preparar mi propio cuestionario, porque creo de verdad que es importante que en el trabajo se creen sinergias y para ello ha de haber un entendimiento, comprensión y respeto mutuo, así como del proyecto. ¡Feliz año nuevo! Sandra