Tecnología y Coaching para Emprendedores

Gana Más Dinero en tus Nuevos Proyectos con estos Consejos

dinero-euros

Seguro que en más de una ocasión te has parado a pensar en cómo ganar más dinero con tus nuevos proyectos. Parece que con la crisis ya no haya oportunidades de ganarse bien la vida como diseñador web freelance. Pero las cosas no están más lejos de la realidad, las oportunidades están, lo que hace falta cambiar la manera en que nos presentamos a nuestros potenciales clientes. Más todavía, hemos de cambiar nuestra actitud y creer que podemos ganar más dinero, porque como decía Henry Ford: “tanto si lo crees, como si no, tienes razón”. Así que si eres de los que crees que tu trabajo vale más y que puedes ganar más dinero, te invito a seguir leyendo este post.

Define cuánto has de cobrar

Lo primero de todo es que has de valorar tu trabajo. Si tu no lo valoras, ¿quién esperas que lo haga? Si tienes problemas de autoestima, dedícate a solucionar esto antes de querer ganar más dinero, porque eso se transmite. ¡Debes confiar en ti mismo! Aprende a ser un diseñador que atraiga a los mejores clientes.

Me preguntaba hace poco un seguidor de eSandra cuánto se debe cobrar por proyecto. Esto no se puede contestar tan a la ligera, pues depende de muchos factores, como son:

  • Conocimientos y experiencia. No cobrará lo mismo un experto en programación web que alguien que justo empieza.
  • Identidad digital. Sí, las apariencias engañan, pero también más vale una imagen que cien palabras. La identidad digital cuenta y mucho, y más ofreciendo servicios en el ámbito de internet. Si no tienes una huella digital, o la que tienes es mala, no esperes poder cobrar mucho por tus servicios, a no ser que te recomienden otros clientes directamente.
  • País donde se prestan los servicios. Y digo país donde se prestan los servicios y no país de residencia, pues hay muchos sitios web donde encontrar clientes a nivel mundial. No ofreceré el mismo precio a un cliente de Alemania que a uno de Botswana, porque entiendo que no tienen el mismo presupuesto.
  • Costes fijos mensuales. Si tienes la oficina en casa y trabajas como freelance tus gastos no serán ni de lejos los mismos que si has montado una empresa y tienes un local alquilado en el que atender los clientes. Estos costes fijos los has de poder cubrir con lo que ganas, por lo que a mayores costes fijos, más habrás de cobrar. Y si bien te he hablado de autoestima, aquí también habrás de valorar si tus servicios valen el incremento de los costes fijos añadidos.

Estrategias para fijar precios

Hay bastantes estrategias para definir cuánto cobrar. Veamos:

  • Precio fijo por hora. A todos los clientes les cobras lo mismo, y es un precio fijo que defines por hora. A ello le añades el coste del desplazamiento si es un cliente local.
  • Precio según el valor aportado. Otra estrategia es que cobres en función del valor añadido que aportas a tu cliente. Así, no cobrarás lo mismo a un freelance que tiene cuatro clientes que a una empresa que ves que tu trabajo le incrementará los ingresos por cinco.
  • Precio según prestaciones. Aquí puedes ofrecer diferentes packs según el valor añadido ofertado: el pack básico, el avanzado y el premium. O si te gustan los juegos olímpicos, entonces el pack de bronce, el de plata y el de oro, jeje.

Aquí cada uno ha de decidir lo que más le conviene. Mi consejo es no aferrarse a ninguna de las tres estrategias, sino tenerlas presente y aplicar la que más convenga en cada caso. Por ejemplo, si trabajas en casa del cliente te puede interesar ofrecer un precio fijo por hora más tu desplazamiento. Si por otro lado buscas clientes en plataformas mundiales, entonces seguramente te convenga más ofrecer el precio según el valor aportado. Finalmente, si quieres ofrecer tus precios a nivel online, o enviar un presupuesto por correo electrónico, seguramente la mejor opción sea definir el precio según las prestaciones.

Lo más importante es que tengas en cuenta que si ofreces un servicio extra, éste te lo tienen que pagar a parte de lo pactado. Por esta razón, siempre dejaría clara una cláusula que definiera lo que entra y lo que no en el precio pactado.

Tarifas a cobrar

Como comentaba, es difícil decir una tarifa, porque depende de muchos factores. Utilizando la aplicación CuantoCobrar para iPhone te puedes hacer una idea de lo que puedes facturar teniendo en cuenta estos factores:

  • Lugar de residencia
  • Estudios realizados
  • Experiencia laboral
  • Tamaño y calidad del portafolios
  • Clientes sólo nacionales o internacionales
  • Gastos fijos mensuales

He hecho algunas pruebas para poder dar una estimación aproximada. Veamos algunos perfiles para España:

Perfil 1
Diseñador web con máster universitario, con 1-3 años de experiencia y un portafolios mediano. Es freelance y trabaja desde casa.
Precio a cobrar: 19 EUR por hora

Perfil 2
Diseñador web con estudios de grado, sin experiencia y un portafolio pequeño. Es freelance y trabaja desde casa.
Precio a cobrar: 16 EUR por hora

Perfil 3
Diseñador web con maestría, ubicado en España, portafolios grande con clientes internacionales y una oficina en alquiler de más de 1500€ mensuales.
Precio a cobrar: 55 EUR por hora

Te sorprenderá el cambio de tarifa en este último perfil, y esto es debido principalmente al coste de la oficina en alquiler. Lo que debes pensar es que si se puede permitir pagar más de 1500€ al mes por una oficina, es porque detrás hay una empresa importante, de aquí que puedan cobrar tanto.

A todo esto añadiría que no es lo mismo trabajar con factura que sin. Porque seamos honestos, el mercado negro funciona y mucho, y más en los tiempos que corren que hasta por respirar te cobran impuestos. A partir de aquí podemos entrar a debatir si esto es ético o no cara al país, yo lo único que digo es que esto sucede y mucho.

Mi opinión es que hay que tener un precio fijo de referencia que nos guíe para tener en cuenta cuál es nuestro valor en el mercado. A parte de esta aplicación, vale la pena mirar perfiles de otros profesionales online para ver cuáles son sus tarifas y qué ofrecen. Debes conocer lo que hace tu competencia para saber el precio del mercado al que te orientas.

Ofrece diferentes opciones

Cuando te pidan un presupuesto, no te limites a dar un precio y punto, ofrece diferentes opciones y detalla lo que implica cada opción. Veamos un ejemplo:

Aquí vemos cómo se ofrecen dos opciones, con dos precios completamente diferentes. Además detalla lo que cada oferta incluye o no. Vale la pena poner hasta 3 opciones, con los paquetes básico, avanzado y premium. Hay un estudio que demuestra que cuando se presentan tres opciones, la mayoría escoge la del valor intermedio.

Nunca rebajes tu precio

Seguro que alguna vez lo has vivido, de dar una oferta y encontrarte con que el cliente te pide que le rebajes el precio con mil argumentos. Espero no haber sido la única que ha cometido este error, jeje. Mi consejo es que jamás rebajes el precio ofertado. ¿Qué el precio le parece demasiado alto? Perfecto, entonces rebaja las prestaciones y en lugar de ofrecerle el pack avanzado le ofreces el pack básico que sale más barato.

¿Por qué te doy este consejo? Por dos razones. La primera, porque si rebajas tu precio estás quitando valor a tu trabajo. Y la segunda, porque al quitarle valor a tu trabajo, tu autoestima y motivación se ven afectadas. Por eso decía en el apartado anterior que definas cuál es tu precio, para saber el valor que tiene para ti tu trabajo.

Ofrece descuentos y hazlo bien

¿Significa esto que ya no has de ofrecer descuentos? ¡Y tanto que sí! Pero no de la manera que hasta ahora los has ofertado. Veamos un ejemplo. Te viene un cliente y le dices que por ser nuevo le haces un descuento del 15%. ¡Mal empezamos! ¿Por qué? Porque sientas un mal precedente. La próxima vez que te encargue algo querrá otro descuento y si no se lo ofreces se molestará. Esto llevará a largo plazo a un resentimiento de la relación con el cliente, lo que afectará en la calidad del trabajo final que le ofrezcas.

Descuentos sí, pero no así..
Cuando ofrezcas un descuento, es importante que pienses en si sientas o no un mal precedente. Lo suyo es sentar un buen precedente. Por ejemplo, un descuento por pronto pago. Esto sienta un buen precedente, porque lo puedes implementar siempre y te aseguras de cobrar, cosa no tan fácil hoy en día. El descuento lo puedes ofrecer sobre el proyecto entero o sobre una de las partes. Pongamos un par de ejemplos:

Ejemplo 1
– Creación de un logo una web estática con 5 páginas: 500 EUR + IVA
Descuento del 20% por pronto pago

Ejemplo 2
– Creación del logo: 100 EUR + IVA
– Web estática con 5 páginas:400 EUR + IVA
Logo gratis por pronto pago

Imagínate que ahora eres tú el cliente. El descuento es el mismo en los dos casos, ¿qué oferta te parece más atractiva? A mí mucho más la segunda, la palabra gratis tiene mucho poder.

Cuando ofrezcas un descuento, hazlo siempre pensando en las consecuencias positivas y negativas a largo plazo, y enfócalo de la manera más atractiva para el cliente.

Deja de dar tanta información gratis

Sobre este tema escribí un post recientemente, pues es un error que tendemos a cometer todos. Deja de dar tanta información gratis, porque en el mejor de los casos vas a terminar trabajando un montón de horas sin cobrar y en el peor se aprovecharán de la información que les das para que les haga la web el vecino del quinto.

Aquí tomo prestado el comentario que dejo Guillermo: di el qué, pero no el cómo, el cómo es tu know how, si lo das gratis, poco te valoras y difícilmente conseguirás muchos proyectos. El conocimiento vale dinero, no lo olvides, si lo quieren, que paguen por él.

Conclusión

Para ganar más dinero lo primero que necesitamos es creernos que lo valemos. A partir de aquí, hemos de poner límites desde el principio, para evitar relaciones abusivas con el cliente. Estas se pueden dar porque ofreces un precio inferior al que te corresponde, porque le ofreces un descuento por ser nuevo o porque no sabes decir no cuando toca. Aquí hemos visto diferentes estrategias para definir nuestros precios y adaptarnos según el entorno que nos movamos. Hemos visto también la importancia de no rebajar nunca el precio, sino las prestaciones y de ofrecer descuentos por pronto pago. También hemos visto que debemos trabajar nuestra identidad digital si queremos tener credibilidad y ganar más dinero. Espero que el post te haya sido útil y te sirva para definir tu estrategia y política de precios para ganar más dinero con tus nuevos proyectos!


Comentarios

  • Daniel

    Muy buen post, excelente y verdadero en todo lo que decís!! Acá en Argentina las cosas tampoco andan bien, no tanto como allá, pero nada bien, así que lo que decís respecto a los valores, y digo valores y no precios porque son cosas diferentes, es compartido, más para alguien que recién comienza como yo!!!

  • Yoli

    Excelente Sandra, como siempre tus posts son muy útiles!

  • Luis

    Gracias por tu artículo, ayudan bastante esos consejos :)

    Una pregunta, relacionada pero a la vez distinta:

    Yo soy programador web freelance, por lo que mis diseños dejan bastante que desear, creo que no soy capaz de presentar un diseño aceptable a los clientes, que debería hacer: aprender a diseñar o contratar a algun diseñador freelance aunque me suponga tener que pagarle por lo que reduciria enormemente mis ingresos por cada trabajo?

    Gracias!

  • temer

    deberias de usar plantillas, no son caras, cargalas al costo del cliente entre 50 y 80 dolares, pero no des muchas opciones, te recomiendo utilizar wireframe de alta y baja calidad para una buena presentacion de los tipos de paginas y asi como la arquitectura de la informacion esto ultimo es lo mas importante

  • Guillermo

    Luis y Temer, lo de delegar o usar plantillas, depende.
    Veamoslo desde el punto de vista de un desarrollador poco diestro en diseños (me incluyo).
    ¿Que le vale mas la pena a un diseñador poco diestro en programación? ¿Delegar o usar codigo publicado por “ahi”?
    En cosas simples, ej. validacion de formularios o añadir un widget, se pueden econtrar trozos de codigo que lo hacen, en cambio, para desarrollos mas complejos, no esta demas, delegar en un profesional.
    Lo mismo. Zapatero a tus zapatos.
    Se es mas productivo dedicandose a lo que uno sabe y delegar lo otro.
    Todo depende del caso concreto.
    Yo suelo contar con diseñadores.
    El requisito minimo es que esos diseñadores cuenten conmigo cuando necesiten un programador web (amor con amor se paga).

  • Oskar_web

    Muy buenos consejos a tener encuenta para establecer precios, los tendré presente