Tecnología y Coaching para Emprendedores

Qué Hacer Cuando Alguien Nos Molesta en Nuestro Blog

escribir-blog

Tener un blog puede ser una de las tareas más gratificantes del mundo, ya que conectas con gente de todo el planeta y puedes construir una comunidad alrededor de él. Es francamente inspirador ver cómo puedes ayudar a otras personas con tus conocimientos y compartir ideas con gente que se encuentra en la otra parte del mundo. Personalmente, este blog me hace sentir llena y realizada, es una de las mejores cosas que he podido hacer. Sin embargo, siempre hay personitas que no tienen nada más que hacer que molestarte, es lo que en la blogosfera se conoce como trolls, unos personajes de lo más divertidos si te lo sabes tomar con buen humor.

El que alguien no comparta tu punto de vista no le convierte en un troll, al contrario, puede ser alguien que aporte mucho valor añadido mostrando diferentes maneras de ver las cosas. Sin embargo, gente cobarde que se oculta detrás de falsas identidades para insultarte y atacarte, ese es un troll en toda regla al que hay que mirar como a una pobre persona con una vida tan vacía que no tiene nada más que hacer que venir a tu blog a hacer el ganso. Personalmente, he pasado de sentirme ofendida por este tipo de personajes a partirme de risa con sus tonterías.


Tipos de trolls

Veamos ahora los tipos de trolls más conocidos en la blogosfera. Yo creo que conozco a todos, algunos más que otros, y cada día me parecen más penosos y divertidos. De alguien que se dedica a molestarte sólo puedes sentir pena y risa, porque menuda vida debe tener si lo único que le hace sentir bien es molestarte. El mejor consejo que puedo darte ante cualquier troll fruto de mi experiencia es reírte.

El sabelotodo

Este troll es uno de mis favoritos, el que va de sabelotodo y no comparte absolutamente nada. Te viene a poner los puntos sobre las ís de todo lo que publicas, pero él no tiene blog o si lo tiene lo lee él y como mucho la vecina del quinto. Este troll lo reconocerás porque te vendrá todo el día a corregirte en un tono bastante prepotente y engreído. Mi consejo es que si dice algo que aporta valor, publiques el comentario. Pero si lo hace en un tono que quiere dejarte en evidencia, directamente le borres lo que escribe. Si tanto sabe, que escriba su blog y comparta su enorme conocimiento de mister Universo :-)


El que te insulta

El que te insulta acostumbra a ser una pareja a la que mandaste a freír espárragos o alguien que te tiene tanta envidia que es incapaz de brillar por luz propia. Son del tipo que montas un circo y te salen los enanitos, porque es como has de verlos, como pequeños enanitos que para sentirse alguien quieren subirse a tu cabeza. El que te insulta acostumbra a ser un cobarde que se esconde bajo una identidad falsa, con lo que por más que le mandes a spam vendrá con un nuevo perfil a dar por saco. Mi consejo: ignóralo por completo, una persona así demuestra de lejos su calidad humana, no va contigo, es él el que tiene un problema, así que déjale estar, antes o después se cansará. Y sino, pues ya sabes que tienes un enanito en tu blog generándote tráfico cada vez que viene a decir algo con su tono tan dulce y acicalador.


El que todo lo critica

De nuevo este acostumbra a no tener un blog ni compartir siquiera su cuenta de Twitter. Es el típico que te dice: “esto está muy bien, pero… ¿por qué no haces..?“. Bueno, pues si tan bien sabe hacerlo, que lo haga él, ¿no te parece? No confundir con críticas constructivas y sugerencias, que eso está muy bien, verás la diferencia por el tono utilizado de crítica destructiva. Les puedes invitar a escribir un blog, ya que sus ideas son tan geniales que es una pena que el resto de la comunidad online se las pierda :-)


El lingüista

Este es el que siempre te va a venir que si aquí falta una coma y allá un punto, sin aportar nada de valor añadido. Bueno, si tienes un blog de literatura, este troll va a ser tu amigo del alma, pero si no, le puedes invitar a crear una herramienta de corrección ortográfica para cada post que escribas. Está muy bien que te avisen de errores que puedas cometer, el que es un plasta de los buenos es el que está todo el día pendiente de si te has dejado alguna coma. Lo dicho, invítale a hacerse amigo de Cervantes.


El espabilado

Este es el típico que te va a venir a enjabonar un rato diciéndote lo maravilloso que es tu blog y haciéndote mil preguntas que, como no, espera le contestes gratis. Porque claro, no va a pagar por una sesión tuya de consultoría pudiendo aprovechar los comentarios de tu blog. Lo detectarás porque no parará de hacer preguntas, pensándose que no tienes nada más que hacer que perder el tiempo con él. Lo mejor es que le digas que existe una herramienta muy útil que seguramente desconoce y que se llama Google, porque este tipo de persona acostumbra a ser más tacaño que el tío Gilito y no se gastará un céntimo por tus servicios de consultoría. Prepárate a que te diga que el problema es que no tienes los conocimientos, acostumbran a ser así de divertidos, ellos que ni saben escribir un blog en condiciones ni parar de hacer preguntas de patio de colegio. Riéte y olvídate de ellos.


El manipulador

Si ofreces servicios o cursos online como en este blog, te vas a encontrar a un tipo de troll con grandes artes de manipulación. Te dirá que le interesa mucho tu curso o tu servicio tal, pero que claro, que antes de contratarlo mejor le contestes a su lista de preguntas que lleva escritas en un papiro de cien metros y medio. De nuevo, otro listo que espera le contestes gratis y que para nada tiene intención de contratar tus servicios. El consejo aquí es que le des las gracias y le digas que en cuanto compre tu curso o contrate tus servicios podrá ver resueltas todas las dudas que te plantea. Espérate cualquier respuesta y ríete un rato, de nuevo esta persona raramente va a soltar un centavo para que resuelvas sus dudas.


Qué hacer ante un troll

La mayoría de trolls son inofensivos y se cansan rápido, pero los hay de tan cansinos con vidas tan vacías que se han puesto cómodos en tu bitácora al no tener nada más que hacer. Mi consejo es que te lo tomes con buen humor y los veas como lo que son, personitas con vidas tan insulsas que lo único que tienen que hacer es venir a tu blog a molestarte, y si ven que no les haces caso empezarán a inventarse mil identidades. Ríete, pues es lo único que puedes hacer ante alguien tan aburrido de la vida. Piensa siempre que este tipo de personas quieren que reacciones, y como son incapaces de hacerlo por méritos propios, van en plan ataque para molestarte. A mí personalmente me parecen de lo más aburridos y patéticos, con lo que cada día les hago menos caso y me río más.

El buen humor aquí es clave, porque lo hay que no tiene nada más que hacer que enviarte correos electrónicos con mil identidades falsas e instalarse en tu blog a dejar comentarios con perfiles inexistentes. Tomátelo como un halago, pues es su poca valía la que le hace sentir envidia e instalarse como un troll en tu casa. Como yo digo, el que de verdad vale, no necesita molestar a otros, escribe su blog y demuestra que sus contenidos son mejores que los tuyos. El que utiliza una identidad falsa es un cobarde, no te vale la pena ni perder el tiempo con él. Si tienes un troll fijo en tu bitácora acabarás dándote cuenta de que es él, pues acostumbran a ser tan poco creativos y ocurrentes que no saben ni disimularlo.


Para acabar…

Si tienes un troll en tu blog, ¡felicidades! Nos pasa todos los que nos tomamos en serio nuestro blog y hacemos todo lo posible por crear contenido de calidad. Los hay de tan fracasados que la única manera que tienen de brillar es pisándote a ti, déjale que se lo crea, ríete un rato e ignóralo. Con un poco de suerte, se cansará y te dejará tranquilo, y en el peor de los casos ya tienes a tu querido troll trayéndote tráfico cada día, lo que es de agradecer, pues queriéndote fastidiar te está ayudando a posicionarte. No entres en el juego del troll, alguien que hace esto no merece nada tuyo, simplemente déjale que siga con sus tonterías y dale la bienvenida a tu bitácora.

Si te ha gustado el artículo, compártelo y deja un comentario sobre tu experiencia con los trolls. Seguro que alguno de mis trolls favoritos se ven tentados a dejar un comentario, así que.. ¡a reírnos!

mi firma

Comentarios

  • Lois
    Responder

    Hace aproximadamente seis meses he leído una publicación dónde se proponían un listado de pluguins de wordpress para combatirlos. El que más me llamó la atención era uno que cruzaba los comentarios de un troll con los de otro troll.

    He buscado pero ahora no encuentro ese artículo, una pena, recuerdo que me reí mucho.

    Un saludo :)

    • Sandra

      Hola Lois, imagino que estos plugins usaban la IP para detectarlo, lo que los hay que son tan simpáticos que ocultan su IP con el navegador Tor, especialmente pensado para eso :-)

      un abrazo!

  • Hector J. Garcia
    Responder

    Cuando comencé con el blog de GP Toons tenía varios trolls, desactivé los comentarios y santo remedio. Aunque no los desactivé por eso solamente, detecté varias veces scrips para cargarme la pagina.

    Para serte sincero, me molestan mucho estos personajes, me cuesta tomarmelo con gracia, y a más de uno lo he rastreado y le he dado un buen susto.

    Saludos…

    • Sandra

      Hola Héctor, te entiendo, a mí antes me pasaba lo mismo, pero últimamente tengo un troll de invitado al que conozco personalmente, con lo que he aprendido a tomármelo en clave de humor. El pobre es tan patético que no sólo deja comentarios, sino que rellena los formularios de contacto con datos falsos y va creando cuentas de usuario ficticias.. yo lo que veo es un pobre chico vacío y aburrido, así que ya se cansará de hacer el ganso, yo ni me inmuto, borro lo que hace y tan ancha que me quedo. No te recomiendo cerrar los comentarios, ya que son clave para crear tráfico y una comunidad, cuando te venga uno de estos trolls, imagínatelo como unos bichitos pequeños que no saben hacer otra cosa en su vida, jeje :-)

      un abrazo!

  • PRroi
    Responder

    Generalmente a un troll se le va anulando luego de borrarle los comentarios que va publicando. Si algo no soporta un troll es ver su comentario borrado después de haberlo visto publicado. Con el tiempo se cansan y no vuelven más.
    Y si lo hacen bajo otras identidades de todas formas ya conocerás su estilo y lo detectarás con facilidad. ;)

    • Sandra de CreativaSfera

      Hola Pedro, pues sí, tienes toda la razón, al final se cansan :-)

      Feliz fin de semana!


¿Y tú qué opinas? Deja un comentario...