Blog de Diseño Web. Cursos Online

Los 17 Pasos para Ser Diseñador Web Profesional

ser-disenador-web-profesional

Cuando empezaba en el mundo del diseño web hubiera querido saber de antemano muchas cosas que tuve que aprender por el camino. Y el aprendizaje no siempre fue fácil, porque cuando empiezas hay muchas cosas que no te esperas.

La idea con este artículo es darte las pistas de todo lo que necesitas para ser diseñador web profesional. Yo con el tiempo me he dado cuenta que para mí el diseño web es más una herramienta que una profesión, ya que actualmente tengo una empresa que se dedica al branding corporativo, pero el diseño web sigue siendo un elemento clave en mi trabajo.

Quiero con esto decir, que a lo mejor toda tu vida te dedicas a ser diseñador web profesional, o que quizás como yo en un momento dado de tu carrera decidas tomar otro camino en que tus conocimientos de diseño web te serán de gran utilidad. Lo importante es que empieces con el espíritu necesario para brillar en el mundo del diseño web, porque eso es lo que marcará la diferencia.

Muchos de los consejos que te doy aquí te van a servir no solo en el mundo del diseño web, sino en cualquier ámbito profesional. No te desanimes por las cosas que puedan pasar por el camino, absolutamente todos hemos tenido momentos de querer tirar la toalla, yo la primera. Confía en ti y sigue tus sueños.


Los 17 pasos para ser diseñador web profesional

A continuación veremos los 17 pasos para ser diseñador web profesional. Muchos de ellos tienen lugar de manera paralela, pero los he puesto en orden para mayor claridad. Si sigues estos pasos, tienes un 95% de posibilidades de ganarte la vida como diseñador web profesional.


1. Tener claro por qué quieres ser diseñador web

Existen muchos momentos en la carrera de un diseñador web profesional donde la frustración es tal que lo único que quieres es cambiar de profesión. ¿Por qué? Porque muchas personas no entienden la diferencia entre un diseño web amateur de uno profesional y esto a veces genera mucha frustración. Por no hablar de loss momentos en que hay un error en el código aparentemente invisible y te tiras horas para solucionar la tontería del siglo.

Ser diseñador web profesional requiere de mucha paciencia. Y si tienes un por qué lo suficientemente grande, en los momentos de bajón encontrarás la fuerza para seguir adelante.

Necesitas que el diseño web te motive, te inspire, que cuando te pongas delante de la pantalla las horas pasen como minutos. No elijas esta profesión si lo único que quieres es trabajar desde casa y no te apasiona el diseño web, mejor busca otra opción. Hay mil trabajos que puedes hacer desde casa sin necesidad de ser diseñador web.


2. Aprender a crear sitios web picando código

Una de las diferencias principales entre un diseñador web profesional y uno amateur es que el primero hace los sitios web picando código. Necesitas sí o sí aprender a crear páginas web desde cero. En mi curso de diseño web básico enseño a pensar como un diseñador web profesional, explicando los 10 pasos para crear un diseño web y viendo paso a paso como creamos una página web profesional.

Formarte es clave, en especial si quieres ganar un precio digno por tu trabajo. Y te aseguro que quieres, porque hay ya demasiado diseñador web amateur y allí la competencia es feroz.

Busca el curso que para ti sea mejor, pero fórmate. El dinero que dedicas a formarte es una inversión de futuro, lo que te permitirá diferenciarte de la competencia. En este mismo blog tienes muchos tutoriales y consejos para futuros diseñadores web. Aprende a crear sitios web profesionales.

Ir al curso de diseño web


3. Ampliar tus conocimientos más allá del código

Si quieres ser diseñador web profesional, no puedes limitar tus conocimientos al diseño y a picar código, tienes que ir un paso más allá. Muchos clientes de diseño web entienden que el diseño web, el desarrollo backend, el diseño gráfico y el SEO van juntos. Y si bien son cuatro competencias muy distintas, el cliente muchas veces te pedirá todo a ti.

¿Significa esto que tienes que saber hacerlo todo? Ni mucho menos. Puedes subcontratar aquellas partes que no dominas, pero necesitas tener unos conocimientos básicos para valorar el trabajo de la persona al a que subcontratas. Porque si no tienes ni idea y la persona que subcontratas lo hace mal, cara a tu cliente quien lo habrá hecho mal eres tú.

Te recomiendo tomar un curso básico de SEO para tener las competencias básicas de esta disciplina. También te recomiendo aprender lo básico de PHP y diseño gráfico, de manera que puedas hablar con propiedad cara al cliente.

Consejo: al cliente nunca le digas que esto u lo otro no sabes hacerlo. Tampoco te pilles los dedos cuando no sabes cuánto te costará subcontratarlo. Busca diferentes profesionales de confianza que lo puedan hacer por ti y negocia el precio para que le puedas hacer una oferta atractiva a tu cliente.


4. Definir tu público objetivo y precio

Está claro que cuando empiezas no puedes cobrar lo que un diseñador web profesional por la sencilla razón de que no lo eres. Existen excepciones, pues hay personas que tienen un don natural y la primera web que hacen es excepcional, pero no es lo habitual.

ser diseñador web

Normalmente los primeros trabajos que hacen no te sirven para tu portafolio futuro, solo para ganar experiencia. Lo que has de tener claro desde el primer día quién será tu público objetivo.

No es lo mismo hacer diseño web para un emprendedores que para empresas ya consolidadas. Y no es lo mismo trabajar para una pequeña empresa que para una corporación. Tampoco es lo mismo enfocarte a particulares con una economía básica que a personas de clase media-alta.

Necesitas definir con qué tipo de personas/empresas te sientes más cómodo trabajando y qué precio van a pagar por tu trabajo.

Ejemplo: alguien que tiene un pequeño comercio local rara vez te pagará 1.500€ por una página web porque sencillamente su negocio no da para tanto. Y normalmente tampoco tiene la visión de una empresa más grande.

Así, lo que cobres por tu trabajo dependerá del tipo de perfil al que te dirijas. Y según el perfil al que te dirijas tendrás que presentar y vender tu trabajo de una manera distinta. Saberlo de antemano te ahorrará muchas horas de trabajo.


5. Buscar un buen hosting web

Uno de los errores que cometemos cuando empezamos a trabajar como diseñadores web es contratar un hosting web compartido. ¿Por qué es esto un error? Por muchos motivos, destacando:

  • Los hostings compartidos no tienen IP propia. Cualquier problema con un sitio web que comparta la IP de los sitios web alojados en tu hosting pueden afectar a su posicionamiento y rendimiento. Quieres sí o sí una IP propia.
  • Los recursos son muy limitados. En un hosting compartido los recursos de CPU y memoria son muy limitados. Con que haya un sitio web que consuma muchos recursos verás que el resto se caen.
  • Las opciones de gestión son muy limitadas.. En un hosting compartido tienes muy poco control sobre las opciones de gestión. Esto te limita mucho a la hora de trabajar de forma profesional.

Diferente es si cuando terminas un trabajo lo entregas al cliente. Sin embargo, esto puede suponer varios problemas. Uno que me pasó es que cuando entregué el trabajo a un cliente en su propio servidor web, al dia siguiente otro diseñador web había cambiado todo de modo que parecía que el trabajo lo había hecho él y no yo y no podía ponerlo en mi portafolio.

Si además vas a hacer el mantenimiento web, mejor tener los archivos en tu propio hosting, ya que cada hosting es un mundo y te vas a volver loco si has de estar ahora en uno y ahora en otro, porque la configuración es completamente distinta de un hosting a otro.

Yo como hosting web uso un VPS de Gigas y solo puedo decir que estoy encantada. El rendimiento de las máquinas es altísimo, tienes tu propia IP y el soporte técnico es excelente. No lo recomendaría para alojar una sola web a no ser que esta reciba mucho tráfico como por ejemplo la de eSandra, pero para diseñadores web profesionales es ideal.

Ir a Gigas


6. Crear un portafolio de calidad

Fíjate que digo portafolio de calidad y no simplemente un portafolio. Porque no solo cuenta el trabajo que haces, sinó como lo presentas. En este post tienes varios recursos gráficos para crear un portafolio atractivo. Porque la presentación es clave.

diseno-web-portafolio

Como comentaba, cuando justo empiezas tu portafolio normalmente no es muy bueno, pero con algo has de empezar. Mi consejo es que cuando empieces a tener trabajos de mayor calidad vayas eliminando de tu portafolio los que se hayan quedado desfasados.

Te vas a encontrar también personas que quieren un sitio web muy económico. Si te posicionas por calidad y quieres hacer estos trabajos, no debes incluirlos en tu portafolio, ya que dañarán tu marca. Diferente es que quieras ser un diseñador web low cost, en ese caso puedes incluir en tu portafolio tods tus trabajos.


7. Promocionar tu trabajo online

Tu portafolio no sólo ha de estar en tu sitio web, que como diseñador web profesional lógicamente has de tener, sino que también has de publicarlo en plataformas donde puedas ganar visibilidad.

Ejemplo de plataformas donde puedes poner tu trabajo es Domestika para un público en español o Behance y Dribbble para un público internacional.


8. Crearte un buen “elevator pitch”

Cuando te presentas a través de tu página web, LinkedIn o cualquier otro sitio web profesional necesitas convencer a quién te lee de que eres la persona adecuada para contratar tus servicios. Y esto lo consigues con un buen elevator pitch.

Un elevator pitch es una presentación de menos de dos minutos en que te das a conocer de una manera tan atractiva que la persona que te lee quiere saber más de ti. Los elementos clave para crear un buen elevator pitch son:

  • Va dirigido a tu público objetivo. Ha de conectar con las personas que son tus clientes ideales, de modo que lo has de escribir pensando en ellos y como ellos.
  • Resume los beneficios que aportas. A nadie le importa lo que sabes, lo que les importa es cómo les solucionas los problemas que tienen o cómo les facilitas que alcancen sus objetivos.
  • Tiene una llamada a la acción. Al acabar les dices algo así como “contacta ahora conmigo” y les facilitas los datos de contacto, de modo que si has captado su atención, quieran hablar contigo.

No entro más en detalle en este tema porque hay mil artículos en Google sobre cómo crear un elevator pitch de éxito, pero estos tres puntos son para mí fundamentales a la hora de conseguir resultados.


9. Hacer networking online

Te recomiendo particpar en comunidades online de diseño web, porque allí no solo vas a aprender muchísimo de la experiencia de otros, sino que harás contactos y de aquí pueden surgir muchas colaboraciones.

Personalmente la red que más me gusta a nivel profesional es LinkedIn. Allí hay un montón de grupos relacionados con el diseño web, tanto en castellano como en inglés, te animo a echarle un vistazo y unirte a ellos una vez tengas terminado tu perfil de LinkedIn. Antes no te lo recomiendo porque pueden no aceptarte en el grupo.

Conozco a gente que se mueve también por los grupos de Google Plus. A mí esta red social no me acaba de convencer, pero es cierto que a nivel de SEO es ideal para posicionar nuestro stio web si compartimos allí los artículos de nuestro blog.

El consejo es que inicialmente te unas a varios grupos y a base de ir observando decidas en cuáles te quedas y empieces a participar en ellos. ¿Por qué te digo esto? Porque estar en un grupo de manera activa te va a llevar tiempo y quieres estar solo en aquellos en los que tu participación dé los mejores resultados.


10. Participar en eventos presenciales

No solo quieres darte a conocer a nivel online sino también a nivel presencial. Muchas oportunidades aparecen solo cuando te conocen en persona y para eso has de hacer acto de presencia. En la web de Meetup hay muchos grupos en diferentes ciudades del mundo, te recomiendo echarle un vistazo.

También a nivel presencial se hacen muchos eventos para diseñadores web y profesiones relacionadas. Uno en el que yo di una vez un taller de WordPress avanzado es el Congreso Web que tiene lugar una vez al año en Zaragoza. Existen muchos otros en España y otros países, solo necesitas buscar información al respecto.

Consejo: Lleva siempre tus tarjetas de visita a estos eventos y recuerda tener bien preparado tu elevator pitch. Quieres hablar con una gran confianza cuando te pregunten a qué te dedicas y esto lo conseguirás practicando tu elevator pitch en casa.


11. Saber vender tus servicios

Lamento decírtelo, pero quien se gana mejor la vida como diseñador web no es el que más sabe sino el que mejor sabe venderse. Es triste, pero es cierto. Conocí a una empresa que vendía páginas web a 4.000€ que hacia un becario por 600€, ¡no es broma! Era una agencia de diseño web que contaba con un comercial muy potente capaz de venderte cualquier cosa.

Existen dos tipos de clientes: el que se mueve por el precio y el que lo hace por la calidad. Si tu objetivo es ser diseñador web low cost no vas a necesitar saber venderte porque lo que venderá será tu precio. El tipo de persona que compra por precio mira solo esto y nada más. Con que tu precio sea el más económico ya está.

Si te mueves por calidad, entonces sí o sí necesitas aprender a vender. No te desanimes si la venta no es lo tuyo, es una competencia y como tal se puede aprender. Te recomiendo participar en cursos de ventas y gestión de visitas comerciales. Si lo que te falta es seguridad en ti mismo, busca también talleres que te ayuden a mejorar tu autoconfianza.


12. Crear un presupuesto bien detallado

En el artículo 5 errores a evitar con clientes de diseño web tienes todo un apartado dedicado al tema del presupuesto. Te recomiendo leerlo porque te va a dar muchas pistas sobre cómo crear un presupuesto detallado y efectivo.

Créeme, tener un presupuesto por escrito bien detallado te va a ahorrar un montón de dolores de cabeza, además de protegerte legalmente si el cliente finalmente no te paga. Ten en cuenta que también protege al cliente y que tienes la obligación de cumplir todo lo que digas en el presupuesto.


13. Aprender a gestionar los clientes

El trato humano es clave en toda profesión que se realice cara al público, y el hecho que como diseñador web puedas trabajar desde casa no te quita de la parte de tratar con el cliente.

El primer punto es que, tal y como veíamos en el punto anterior, te cures un salud y hagas un presupuesto muy detallado. Ni te imaginas la de dolores de cabeza que esto te va ahorrar. Porque si el cliente pide un cambio que no se indica en el presupuesto tu puedes argumentar que esto tiene un coste adicional, en caso que quieras hacerlo.

La competencia clave para trabajar con los clientes es la asertividad, que es la capacidad de expresar tu punto de vista sin invadir al otro ni salir huyendo. Si eres de los que no saben decir lo que piensan o de los que lo hacen con agresividad, te recomiendo el libro “La asertividad: expresión de una clara autoestima” de Olga Castanyer.


14. Respirar hondo ante la frustración

El diseño web es un trabajo en el que puede aparecer la frustración de manera regular. Desde veces en que hay un error en el código y no hay manera de encontrarlo, hasta veces en que aparecen conflictos en el trato con el cliente. Por no hablar de cuando te olvidaste de hacer una copia de seguridad de tu trabajo, se fue la luz y lo perdiste todo..

Necesitas encontrar métodos que te funcionen para gestionar la frustración. Existen muchas formas y has de elegir aquellas que se adapten mejor a tu manera de ser. Por citar algunas, puedes: hacer deporte, practicar yoga o meditación, pasear al aire libre, pegarte una ducha, bailar, quedar a tomar algo.. encuentra las formas que te ayuden a rebajar la tensión en los momentos de frustración.


15. Pedir feedback de tu trabajo

Los diseñadores web somos con nuestro trabajo como unos padres con su hijo recién nacido: para ellos su hijo es el mejor del mundo. Y no digo que no lo sea, pero en el caso del diseño web tener un feedback objetivo nos puede ser de gran ayuda.

Puedes compartir tu trabajo (sin hacer spam) en grupos de diseño web que estén abiertos a este tipo de aportaciones. Al ser grupos de diseñadores web profesionales el feedback que recibirás es de personas que entienden de que hablan, con lo que aprenderás muchísimo de ellas.

También puedes pedir feedback a tu familia y amigos, porque aunque ellos no entiendan como un técnico verán cosas que un ojo profesional no ve porque su manera de percibir la web es la de alguien experto. En el caso de familiares y amigos pide solo críticas constructivas. A aquellas personas que todo lo ven negativo mejor no les digas nada o te frustrarán, en especial si forman parte de tu círculo personal.


16. Agilizar tu proceso creativo

Busca herramientas que agilizen tu trabajo como diseñador web, de modo que le dediques el menor tiempo posible para obtener los mejores resultados. yo tengo una página con recursos de diseño web que uso de manera regular.

Necesitas crearte tus propios recursos para agilizar tu trabajo. Cada profesional trabaja con unas herramientas y solo sabrás las que mejor funcionan para ti cuando hayas probado varias. Lo importante aquí es agilizar tu proceso creativo.

Ver recursos para diseñadores web


17. Actualizarte de manera constante

Finalmente en el mundo del diseño web necesitas actualizarte de manera constante, porque es un mundo en constante cambio. Todo va a un ritmo vertiginoso y con que pases solo uno o dos años sin actualizarte estarás obsoleto.

Participa en grupos, lee blogs, haz cursos de manera regular y fórmate. Porque la clave de tu éxito es ser un profesional del diseño web y para eso necesitas actualizarte de manera constante.


¿Qué paso es para ti el más importante?

Estos son los diferentes pasos para ser diseñador web profesional según mi experiencia. Es posible que haya alguno más que yo no haya mencionado y que haya alguno de ellos que hasta ahora tú ni siquiera te habías planteado. ¿Qué paso es para ti el más importante?


Comentarios

  • Alberto Sanchez

    Muy buen artículo y muy certero en el 99% de los consejos. Es una profesión muy gratificante y a la vez muy frustrante, sobre todo, en el trato con el cliente, desde explicarles porqué se necesitan fotos de calidad hasta perseguirles para que te paguen una factura. Sin olvidar el intrusismo que tenemos.

    Un saludo!

    • eSandra

      Toda la razón, Alberto, como cuando te dicen qe les hagas el diseño y que si les gusta ya te pagarán.. es todo un mundo!